Blue skies smiling at me

By: zizter

Sep 02 2019

Category: Uncategorized

Leave a comment

Aperture:f/1.8
Focal Length:3.99mm
ISO:20
Shutter:1/0 sec
Camera:iPhone 7

Los días en Tacátzcuaro, en diciembre 2018 y enero 2019, fueron de cielos azules.

Todas las mañanas despertábamos para desayunar chocolate caliente, preparado por Mr. Cruz, y grandes piezas de panecito dulce ^^

Visitamos Uruapan, Janitzio, Tocumbo, y antes de que yo llegara, fueron a Camécuaro, pero yo ya lo conocía, así que solo sonreía mientras Rem me contaba sobre los árboles flotantes con las raíces por fuera.

Yola nos llamaba desde la planta baja para apurarnos a bajar: “Argentina y mexicana, ¿ya están? Ya nos vamos”.

Conocimos a la familia de FG, la casa en donde creció su papá, que está en la cuna de los helados y paletas de hielo, el cerro en donde se hacen las fiestas, de donde ella y sus primos bajaban corriendo en las madrugadas, e incluso el lugar exacto en donde apareció un ente del cual no hablaremos nunca, pero que mencionamos ocasionalmente para molestar a FG.

Regresamos con mucho pesar porque las despedidas son complicadas. Iniciaba 2019 y nos dimos cuenta que nos quedaban apenas poco más de dos meses con Rem, que al final se redujeron a uno, porque se la pasó viajando casi todo febrero, y lo peor fue que durante ese viaje se le acabó la sherba.

En enero planeamos los “Paseos flasheros”, con Ale mini, los cuales consistían en seguir una larga lista de lugares lindos en la ciudad y lugares turísticos cercanos. Por supuesto que, de toda la lista, solo fuimos a tres, aunque Rem recorrió muchos de ellos (y muchas veces los mismos porque le gustaron en re) sola.

Celebramos el cumple de Rem en el confiable “Second”, ya que no pudimos organizar una “celebración más mexicana”, como ella pedía. Lo que habíamos pensado era llevarla a las trajineras pero al final no pudimos.

Ese fin de semana fuimos al Desierto de los Leones, en donde Alex nos mostró a su amigo “Árbol”, y el fin siguiente a Tepoztlán, en donde Rem casi se nos desmaya por la altura, y porque “ese no es un cerro, es una #%$@ montaña”, y planeamos un mini viaje a Oaxaca con la amigue Coyote.

Yo no conocía Oaxaca, así que disfruté mucho visitar fantásticos lugares como Hierve el Agua y Mitla. Creo que en nuestra estancia engordamos un kilo por día. Comí chapulines, como punto extra para mi curriculum viajero.

FG, con su facilidad para “Plan all the trips!”, hizo una ruta especial para que Rem conociera el sureste de México. La veríamos de regreso cuando febrero terminara.

Blue skies
Smiling at me
Nothing but blue skies
Do I see
Bluebirds
Singing a song
Nothing but bluebirds
All day long
Never saw the sun shining so bright
Never saw things going so right
Noticing the days hurrying by
When you’re in love, my how they fly
Blue days
All of them gone
Nothing but blue skies
From now on

-Ella Fitzgerald

Advertisements